La diferencia de beber zumos naturales

Desde tiempos ancestrales, el zumo de manzana ha sido reconocido como remedio natural para hacer frente a enfermedades como la gripe y las infecciones bronquiales. ¿El motivo? Su alto contenido en ácido málico, flavonoides y pectina, entre otros componentes.

A grandes rasgos, el zumo de manzana ayuda a limpiar nuestro organismo de toxinas porque estimula el funcionamiento del hígado y los riñones, reduce el colesterol y mejora el tránsito intestinal. Además, reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Pero estas propiedades no se encuentran en todos los zumos de manzana. En el mercado existen dos tipos de zumos de manzana: naturales y concentrados. Aunque se presentan los dos como zumos, realmente no tienen nada que ver. A los zumos naturales la fruta no sufre casi ningún proceso y mantiene la totalidad de su valor nutricional. Se trata, sin duda, de la opción más saludable. (Ver más en: http://www.asozumos.org/asozumos/zumos/definiciones_164_1_ap.html)

En cuanto a los zumos a base de concentrado, éste ha pasado por un tratamiento de conservación y deshidratación y, posteriormente se añadió agua. Además, en la mayoría de casos, también se incorporan conservantes, colorantes y azúcares para obtener el sabor deseado. En este tipo de producto, los nutrientes son casi nulos.

Zumos Mooma 100% naturales

Nuestros zumos son 100% naturales, sin conservantes, colorantes ni agua añadida. La excelencia de nuestros productos lo encontramos en el momento de recolecta de las diferentes variedades de manzanas buscando su punto óptimo. Gala, Fuji, Granny Smith y Pink Rosée tienen un proceso de producción y unas características que se deben tener en cuenta para cosecharlas el momento preciso.

Además, un valor añadido de nuestros productos que seguramente muchos de vosotros conocéis es el hecho de que la totalidad de campos de manzanas de los que procede la materia prima de nuestros zumos son ampurdaneses, concretamente los términos de Palau-sator, Fontclara y Gualta.